Buscar
  • Manuel FV

«Propósito» en la industria farmacéutica, o cómo meterme donde no me llaman.

Seguro que esto me genera más de un lío, lo asumo, pero hay algo que lanzo como duda y no como ataque a ninguna empresa del sector farma.


La cuestión es que en este año, que empieza tan movida en temas de Branding, me surge la duda del «propósito» de las empresas del sector.


Tras analizar algunas webs corporativas buscando, o intentando buscar, el propósito que teóricamente les guíe, el resultado se resume en lo obvio: algunas no lo dicen y las que lo hacen se cubren con una frase «resultona» pero que, en general, peca por su obviedad y por ser demasiado generalista.

«Vamos más allá de la ciencia para cambiar la vida de los pacientes» o «ayudar a las personas a vivir más y mejor»

No entro a dar nombres que luego me tachan de tener ojeriza o ser partidista, pero si pusiéramos un propósito que versara algo como: «Vamos más allá de la ciencia para cambiar la vida de los pacientes» o «ayudar a las personas a vivir más y mejor», y sin entrar a plantearnos si son buenos o malos desde un punto de vista meramente publicitario o de Branding, ¿qué empresas farmacéuticas podrían firmar este propósito? Pues me imagino que todas. Malo. O al menos no del todo bueno.



¿Debería tener un «propósito» dentro del «propósito« obvio del sector?

Pero es que mi duda no reside en si deben verbalizar ese propósito o si debe ser de esta manera u otra diferente, la duda radica en plantearnos si estos propósitos higiénicos, obvios y que, como el valor en el ejército, se presuponen, deberían tener propósitos un poco más profundos. ¿Un propósito dentro de un propósito?


Supongo que lo que nos saldría por impulso sería poner más foco en el paciente, pero es que en realidad en casi todos los que he visto el paciente está ahí, como un ente salvado por una deidad mayor que vela por su bienestar. Ya digo, algo obvio. No sé, creo que se me quedaría también corto.


Puede que lo interesante sea simplificarlo hasta el «Science Will Win» de Pfizer —ya sé que NO es propósito, pero debería serlo—, porque en el fondo se quitan del foco, y se unen en pos de un bien mayor, para el que solo ponen su grano de arena (enorme grano), sin grandilocuencias egocéntricas.


O puede que sea yo el que pretenda complicarlo y con lo que promulgan ahora mismo como propósitos van que chutan y no necesitan liarse más Que lo que verbalizan como «propósito» es lo que diría cualquier profesional de la salud. Que aunque sea típico y común a todas las farmacéuticas no le quita ni un ápice de fuerza y de verdad. Incluso de necesidad. Sí, seguro que el problema soy yo.